miércoles, 13 de marzo de 2013

Una demostración novedosa

Un alumno de COU (el antiguo segundo de bachillerato) se ofrece voluntario para resolver un problema de existencia y unicidad de soluciones de una ecuación. “¿Y cómo lo has resuelto?”, le pregunta el profesor. “Por reducción al ridículo”, le contesta el alumno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada