jueves, 14 de marzo de 2013

Piensa mal y ... meterás la pata

Érase una vez un conserje muy antipático de unas oficinas, que apenas se hablaba con nadie y si lo hacía era para criticar, discutir o regañar. Estaba tan arisco en su cabina, cuando entran dos chicas que trabajaban allí y, muy amablemente, le saludan:
-¡Buenos días, buenos días!
A lo que el desconfiado y gruñón conserje contesta:
-Sí, sí, buenos días... ¡Eso lo decís con sarna!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada